lunes, 8 de octubre de 2012

Algunas ideas para mejorar la accesibilidad cognitiva en los pasos de peatones II.

Silueta de peatón en actitud de caminar
Imagen: Peatón
Vamos a continuar analizando las dificultades experimentadas por las personas con discapacidad intelectual a la hora de cruzar la calzada por un paso de peatones sin semáforo. Hoy nos vamos a centrar en la segunda dificultad, os recordamos que en la entrada anterior ya analizamos el primero de los 4 problemas detectados:

1º Localización de los pasos de peatones 
2º Visualización del límite entre acerado y calzada 
3º Gesto de mirar a ambos lados antes de cruzar 
4º Actitud de los conductores 




2º Visualización del límite entre acerado y calzada  

Una vez localizado el paso de peatones, encontramos la segunda dificultad a la hora de establecer el límite entre el acerado y la calzada. Dicho límite es de crucial importancia, ya que desde él debemos determinar visualmente si es posible cruzar o no la calle. Los problemas observados se producen a dos niveles: mala percepción visual del borde del acerado y mala ubicación del vado en relación con el espacio reservado para el aparcamiento de vehículos. 

La mala percepción visual viene ocasionada por la falta de contraste cromático entre el borde de la acera y la calzada. En el caso de Córdoba los materiales de acera y calzada componen una escala de grises cuya visibilidad podría ser reforzada mediante la disposición de una pieza de bordillo de color contrastado. Al igual que las soluciones propuestas en la entrada anterior para la primera dificultad , el contraste cromático del bordillo con la calzada favorecería la visibilidad a las personas con restos de visión, por no hablar de niños, ancianos y cualquier otro viandante. 


Se muestra el escaso contraste cromático existente en la zona de contacto del acerado con la calzada del paso de peatones. Se trata de una escala de grises en la que el gris del bordillo de la acera es algo más claro que el del asfalto.
Imagen: Vista de zona de contacto de acerado
 con calzada

En cuanto a la mala ubicación del vado en referencia al aparcamiento, estamos hablando de que el límite del vado se encuentra retranqueado respecto a la línea del borde de los aparcamientos en cordón, lo que dificulta la visión del tráfico desde el borde del acerado y obliga al peatón a avanzar sobre la calzada para mirar con mayor precisión si viene coches o no. Una vez en la calzada, las personas con discapacidad intelectual pierden la referencia y tienden a dejarse llevar por la inercia y completar el cruce sin volver a mirar el tráfico, con el consiguiente riesgo que ello implica. Las imágenes que se exponen a continuación, tratan de reproducir el proceso descrito.


Se observa la falta de visibilidad del tráfico desde el vado del paso de peatones.
Imagen: Primera visualización del tráfico desde el
vado 
del paso de peatones, antes de comenzar
a cruzar la calle.  Los vehículos aparcados
obstaculizan la visión.


Se observa la mejora de la visibilidad desde la calzada, una vez superada la línea de aparcamientos que dificulta desde la acera la visión del tráfico.
Imagen: Segunda visualización del tráfico desde
la calzada 
del paso de peatones, después de
comenzar 
a cruzar la calle. Una vez superada la línea
 de aparcamientos la visión es completa.

El problema detectado se resuelve con un diseño de vados en el que el límite del acerado se sitúe en el mismo límite que el espacio de aparcamientos. Es una opción empleada a menudo, y que en Córdoba la podemos encontrar en diversos lugares. Debería ser una norma generalizada a tener en cuenta desde el diseño del planeamiento urbanístico y los proyectos de urbanización. La solución que planteamos la podemos ver en la imagen dispuesta a continuación, que ha sido extraída del Manual de Vados y Pasos de Peatones editado por la Fundación ONCE en el año 2000 y revisado en el 2006.


Plano de vado para paso de peatones cuyo límite con la calzada coincide con el límite de la franja de aparcamientos, con lo que se favorece la visibilidad del tráfico desde la acera.
Imagen: Plano de vado para paso de peatones cuyo límite con la calzada coincide con el límite de la franja de aparcamientos, con lo que se favorece la visibilidad del tráfico desde la acera.

También os mostramos algunos lugares de Córdoba en los que sí se ha utilizado este diseño de vado. 

Se observa la buena visibilidad del tráfico desde un vado sobresaliente desde la acera,  cuyo borde está enrasado con el límite de la franja de aparcamiento en cordón.
Imagen: Vista de vado sobresaliente desde la acera,
cuyo borde está enrasado con el límite de la franja de aparcamiento. 

En los proyectos de reforma urbana para mejora de la accesibilidad, se puede implementar este diseño sin que suponga una alteración sustancial de lo ya ejecutado. Es por tanto una opción a tener en cuenta que claramente mejorará la visibilidad para todos y en particular para aquellas personas con dificultades específicas.

Aún nos queda por compartir la tercera y cuarta dificultad detectada, os esperamos en próximas entradas; y por supuesto, os animamos a compartir vuestras impresiones y experiencias, ya que seguro que todos hemos experimentado alguna vez alguna dificultades al cruzar la vía pública.

Escucha este Post Escucha este post

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer tu opinión a través de un comentario.