miércoles, 7 de octubre de 2015

El Turismo Cultural Inclusivo y la Igualdad de Opotunidades

Pictograma de discapacidad visual, auditiva, física e intelectual.
Imagen: Pictogramas de las cuatro discapacidades.

Las visitas turísticas son sin duda uno de los principales recursos turísticos culturales para conocer las ciudades. Hoy queremos incitar a la reflexión sobre algunos de los modelos de visitas que actualmente se ofertan para personas con discapacidad, en los que nos resulta difícil compartir que se mantengan la óptica del turismo segregado frente a la inclusión turística y social. 

Para ilustrar nuestro comentario nos remitimos al catálogo de Visitas Adaptadas de la ciudad de Madrid, que podemos encontrar en el apartado de Accesibilidad de la Web Oficial de Turismo de Madrid, y cuyo recorte os exponemos a continuación.



Se informa sobre dos rutas guíadas, aportando fechas, horarios,lugar y línea de autobús relacionadas. Se precisa calendario para cada discapacidad.
Imagen: Página del catálogo de visitas guiadas oficiales adaptadas.

Los primero que nos llama la atención es la titulación de Visitas “Adaptadas”, cuya denominación choca con la definición de Accesibilidad Universal y Diseño para Todos recogida en la legislación. Según esta definición, debemos diseñar servicios que puedan ser utilizados para todas las personas en la mayor extensión posible, sin necesidad de adaptación ni diseño especializado. Un servicio válido y único para la mayor parte de los clientes, tengan o no discapacidad.

Al adentrarnos en el contenido de las Visitas Adaptadas y compararlas con las Visitas Guiadas Oficiales también ofrecidas en la Web Oficial de Turismo de Madrid, comprobamos las siguientes diferencias. Se ofrecen 5 rutas adaptadas frente a 15 para todos los públicos con distintos itinerarios. Además la frecuencia de las visitas adaptadas es de tan solo 1 vez al mes, frente a la diaria de las visitas para el público en general. Esta distinción provoca que por motivo de discapacidad, muchas personas se vean privadas de disfrutar de una oferta turística cultural completa que les permita conocer de la ciudad de Madrid en igualdad de condiciones que el resto de visitantes.

Esta realidad nos hacen plantearnos que el hecho de ofrecer servicios accesibles no es suficiente para lograr la igualdad de oportunidades. Creemos que el servicio de visitas ofrecido no logra la normalización de las personas con discapacidad, ya que no les permite acceder a los bienes y servicios que están a disposición de cualquier persona. Además, no es un servicio que provoca inclusión social, ya que las visitas se ofertan de manera segregada y provocan la separación entre clientes con y sin discapacidad.

Dado que los autores de este blog creemos que las iniciativas en accesibilidad son un avance social que no merecen críticas destructivas sino ideas que contribuyan a sumar y avanzar; consideramos necesario ayudar a entender el motivo del modelo de servicio adaptado ofertado, destacar sus aspectos positivos y proponer ideas de mejora.

Si buscamos la justificación económica en el planteamiento de las visitas adaptadas frente a las inclusivas, encontramos poco sostenible considerar que los recursos necesarios para el acceso a la información de las personas con discapacidad visual o auditiva, sean una carga económica en una actividad que para el público general oferta la realización habitual de las rutas en 5 idiomas, y en 7 más bajo petición expresa. En este contexto parece sencillo incluir la Lengua de Signos, la audiodescripción y el lenguaje sencillo como una oferta más.

Pensamos que la intención en el diseño segregado puede estar en el deseo de crear programas específicos para personas con altas necesidades de apoyo, que usualmente realizan las visitas de manera colectiva a través de sus asociaciones. En este sentido sí apoyamos la labor realizada y la colaboración de PREDIF, FEAPS, ONCE y FESORCAM como garantía de calidad.

Ahora bien, este planteamiento no nos puede hacer olvidar al turista que a pesar de requerir apoyo específico, viaja de manera normalizada e independiente con sus familiares o amigos. Para atender a este modelo de turista resulta imprescindible compatibilizar el planteamiento de programas específicos, con la implementación de los medios de apoyo necesarios para personas con discapacidad en las denominadas Visitas Guiadas Oficiales; hablamos del intérprete de Lengua de Signos, la audiodescripción, el lenguaje sencillo o los itinerarios accesibles. La creación de este servicio válido para todos los clientes nos permitiría hablar de Turismo Cultural Inclusivo, y dejar atrás términos como Turismo Adaptado que se alejan de la igualdad de oportunidades.

Escucha este Post Escucha este post

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer tu opinión a través de un comentario.